¿Sabías que el aire acondicionado puede deteriorarse prematuramente si no se hace un mantenimiento preventivo? Sin embargo, hay algunos pasos muy sencillos para extender su vida útil. A continuación ofrecemos una lista de algunos consejos prácticos.

Se hace una gran inversión cuando compramos un aire acondicionado, y una vez que ha sido instalado, es importante que no olvidemos hacerle mantenimiento.

La recomendación de Win Star es que un instalador profesional le haga un servicio de mantenimiento regular. Con este servicio nos aseguramos que el aire acondicionado alcanza la máxima eficiencia y la vida útil, y por lo tanto la optimización de tus ahorros en el tiempo. Sin embargo, hay pasos sencillos que puedes tomar.

Aquí te damos 6 consejos para que tu aire acondicionado dure más tiempo.

1. Presta atención si el equipo hace sonidos fuera de lo normal. Estar al tanto de las diferencias en el funcionamiento del climatizador. Si hay algún sonido o funcionamiento que no es común y que con el tiempo se vuelve peor, puede ser debido, por ejemplo a una fuga de gas. Si esto sucede, debes ponerte en contacto con tu instalador.

2. Limpia con regularidad. No basta con sólo poner tu aire acondicionado a punto para el verano, la manera más efectiva para prolongar la duración del mismo es limpiar los filtros regularmente. Lo recomendado es hacerlo cada 3 meses, siempre dependiendo de la intesidad de uso.

3. Mantén la unidad exterior bajo supervisión. Si utilizas el aire acondicionado para calentar la casa en invierno, asegúrate de que el agua que pueda salir de la parte inferior de la unidad exterior durante la descongelación tenga suficiente espacio libre. En invierno, el agua puede congelarse y por tanto formar una obstrucción de hielo que puede dañar el aparato

4. Conocer el significado de los botones del mando te ayudará a sacarle el mayor provecho a tu aire acondicionado utilizando los diferentes modos del sistema. De esta forma harás uso eficiente de tu climatizador y ahorrarás más energía.

5. Apaga los equipos de aire acondicionado cuando no estén en uso. De esta forma no sólo prolongas su vida útil sino que además ahorras energía y evitas un gasto excesivo en la factura eléctrica.

6. Y por último, cuenta con la ayuda de un instalador profesional. Deja que el instalador compruebe la cantidad de gas en el disipador del aparato. Si el aire acondicionado tiene el nivel de gas bajo, no será capaz de calentar o enfriar la casa a fondo. El compresor también puede fallar si se ejecuta con muy baja cantidad de gas.

El instalador debe realizar controles periódicos de temperatura, tanto para el uso del equipo para la calefacción como para la refrigeración. También deberá comprobar el consumo de energía y la presión de operación. Incluso los tubos de refrigeración y las conexiones se deben revisar y limpiar la unidad interior al aire libre o con aire comprimido, a vapor o con otros tipos de detergentes.

La frecuencia de mantenimiento de un aire acondicionado varía dependiendo del uso, localización, etc. Lo mejor es consultar con tu instalador para establecer un intervalo de mantenimiento que mejor se adapte a sus necesidades. Vale la pena destacar que si se utiliza la bomba de calor aire-aire para la climatización en verano, recomendamos el servicio normal con más frecuencia.

Y si tienes cualquier duda, rellena este formulario y en breve nos pondremos en contacto contigo.

 

Pin It on Pinterest

Share This